AMBA ABORTERA: CÓMO LA PANDEMIA TAPÓ EL AVANCE DEL ABORTO EN ESTA ZONA DEL PAIS

El invento del cuidado de la salud por parte del Presidente Alberto Fernandez, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de gobierno de la Ciudad, Horacio Rodriguez Larreta, llegó a su fin. Con la flexibilización de la cuarentena y la exigencia de la situación económica se cayó el relato en esta materia. Sin embargo, los más de 100 días de confinamiento derivaron en un nuevo capitulo de la Argentina: el avance sobre el aborto.

Primero fue el gobernador Kicillof quien destinó una partida millonaria a la compra de misoprostol en la provincia. Incluso, sufrió cuestionamientos por esa adquisición en plena pandemia pero de poco le importó y avanzó igual con el tema. A continuación fue el propio Fernandez quien avisó que no se olvidaba del tema del aborto, para ser tratado este año. Y esta semana, ya con el divague del encierro concluido, fue la propia secretaria Legal y Técnica quien avisó que el proyectó sobre la interrupción del embarazo estaba escrito. Para no quedar afuera de esta onda progresista, la ciudad de Larreta también se subió al tren. Ayer la Legislatura aprobó la adhesión al polémico protocolo nacional de la interrupción voluntaria del embarazo. Basicamente dio un paso al frente para adherirse a la práctica del aborto.

Lo curioso de todo esto es que en medio de la pandemia no hubo problemas para avanzar en la política abortera. Mientras miles de empresas sufren crisis, mientras millones de ciudadanos son encerrados y limitados en sus libertades, la política da un nuevo gesto patético y avanza en una política criminal.

Lo claro en esto es que se acabó lo que se daba: la sociedad deberá reaccionar a la mentira de los gobernantes que usaron una pandemia y una falsa defensa de la vida para volver a atacar a los más indefensos.

A %d blogueros les gusta esto: