LA ESPIRITUALIDAD EN EL BIENESTAR DE LA PSIQUIS DEL SER HUMANO DURANTE LA CUARENTENA – Por Gabriel Flores Ciani

En las últimas décadas, la mente  ha sido objeto de estudio de investigaciones como nunca antes en el devenir de la ciencia. Los neurocientíficos saben que la complejidad y el potencial cerebral aún son desconocidos. Hasta hace poco tiempo, todo lo descubierto y aprendido acerca del cerebro estuvo restringido a los neurólogos, psiquiatras y psicólogos. Sin embargo, desde la década de los 90, estos avances entraron al campo de la educación, deportes, liderazgo, consejería, y también en la espiritualidad.

Tal como cita el libro “La Batalla por la Mente” (La ideología de género y las neurociencias / Gabriel Pedro Flores. Publicaciones Alianza, 2019), la espiritualidad es una de las dimensiones que le dan sentido a la experiencia humana.

Un estudio realizado por el Dr. Jordan Grafman, del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos, mostró que las personas que reportaron haber experimentado íntimamente a Dios, participando en actividades religiosas, tendieron a mostrar mayor tamaño en las regiones cerebrales relacionadas con la regulación emocional.

Está comprobado que las personas espirituales tienden a ser menos ansiosas. Se observó que el cerebro de las mismas tiene una menor activación de la corteza cingulada anterior; dicha área se activa en situaciones de estrés y enciende al resto del cerebro, como si le estuviera avisando que hay una amenaza o peligro latente o potencial.

Las personas al congregarse  en templos  y practicar sus ejercicios espirituales  están previniéndose  de  las consecuencias negativas de sucesos estresantes, así́ como para facilitar la “resolución de problemas”. Los templos estimulan la superación de las pérdidas de seres queridos por medio de la fe, la plegaria, la meditación, las creencias sobre la vida y la muerte; buscando ayudar a los que sufren a superar su malestar y aumentar los sentimientos positivos y el bienestar psicológico, afectivo y espiritual.

 Las iglesias brindan distintos tipos de sostén: emocional, práctico, intelectual, espiritual.

Por lo tanto, de acuerdo a la neurociencia, será un hecho positivo para la estabilidad de la salud psico – emocional de las personas en tiempos como los actuales frente a la pandemia producida por el nuevo coronavirus SARS -CoV-2 que produce la enfermedad covid-19.

Como resultado de las políticas sanitarias impuestas por el Gobierno Nacional  el cual ha elegido como método de prevención epidemiológico la estrategia de “aislamiento social preventivo y obligatorio”, se ha registrado producto del estrés tanto de la amenaza del nuevo coronavirus, como de la estrategia sanitaria arriba mencionada un aumento de patologías de índole mental, como cuadros de ansiedad generalizada, depresión, aumento de la violencia intrafamiliar con la consecuencia directa en el incremento de femicidios, aumento del consumo de drogas y alcohol, entre otras entidades médicas que reflejan el impacto en la sociedad en general.

Frente a lo expuesto, y habiendo sido entendido, desde la ciencia médica, la importancia de la espiritualidad, prácticas religiosas, y el rol preventivo en lo que respecta al mantenimiento de la salud mental producto de la función de que las personas se congreguen en sus comunidades eclesiásticas en forma periódica, siendo así contenidas por la sociabilización que se logra con la asistencia a sus iglesias y las actividades que en dichos espacios se llevan a cabo. Por lo cual, es de suma importancia que los templos sean declarados como “actividades esenciales” para que estos vuelvan a abrir sus puertas con las pertinentes medidas de cumplimiento al “protocolo de seguridad sanitaria”.

*Médico psicoterapeuta, estudia los avances de la investigación de la mente a través de las neurociencias. Difusor científico, autor de varios libros, conferencista internacional.

Para contactarse con el doctor pueden hacerlo al +54 9 11 56370668

A %d blogueros les gusta esto: