PASTORES DEL FUTURO – Por Lucas Ramirez*

La pandemia nos obligó a alejarnos de los templos, lugares santos donde nos juntamos a alabar a Dios junto a nuestros hermanos. Si bien Dios está en todas partes, la carne es débil y los hermanos necesitamos de la comunión y la guía espiritual de nuestros pastores para mantener nuestra búsqueda de santidad.

Por eso, es que esta situación de aislamiento es también una oportunidad para que los lideres espirituales se actualicen y cultiven otro talentos que, quizá, tenían guardados.

Nuevas tecnologías. Si bien son muchas las iglesias que ya trasmiten sus reuniones por Internet, ahora no queda otra opción. Ya sea con un celular, una cámara profesional, en el living o en un mega templo, está modalidad llegó para quedarse. Los importante no son los recursos, sino hacerlo con el corazón dispuesto. Muchos aprovechan también herramientas como zoom para mantener intercambios fluidos con su congregación. Es importante tener en cuenta que con un solo medio hoy no alcanza: por ejemplo, la gente mayor a 30 años utiliza más el facebook, mientras que los jóvenes se desenvuelven en instagram. Así que invitamos a los pastores y líderes a inspeccionar todas las opciones.

Abrir nuevas formas. Hay una única manera dd llevar el mensaje de Dios a los corazones: siendo honestos. Por eso, siempre que hagamos las cosas con el corazón entregado a Dios, su presencia estará allí haciendo transformaciones en las vidas. Aprovechemos esta oportunidad para llegar a los no cristianos, aquellos que reniegan de él. Las personas, encerradas, están consumiendo muchísimo contenido en internet y hay pastores que usan esa oportunidad para evangelizar mediante entrevistas a personas famosas con algo lindo, bueno, esperanzador qué contar. Es una forma extraordinaria de llegar con algo distinto, donde Dios también esté presente.

El amor, la esperanza y la fe. En este tiempo, más que nunca, la misericordia debe estar presente. No son tiempos de juzgar, sino de estar atentos a aquellas pequeñas cosas. Un chiste, una frase de fe, una pequeña oración compartida en nuestras redes o por un mensaje privado o un comentario puede ser la gota del Espíritu Santo que una persona necesita.

La humildad. Si te cuestan las redes, si no sos muy tecnológico, que no te de vergüenza. Vergonzoso es dejar pasar este tiempo de soledad para estar presente con el mensaje del Señor. Pedí ayudar, busca en google y YouTube tutotiales de cómo usar las redes, de cómo usar zoom, de cómo filmarte. Es tiempo de aprender para dar.

Mantengámonos fuerte en el Señor! Cultivemos nuevos talentos!

*Editor de InfoEvangelica.com

A %d blogueros les gusta esto: