EMOCIONES EN TIEMPO DE CUARENTENA – Por Pastor Roberto Mansilla *

No fuimos creados para estar encerrados, por el contrario, fuimos hechos para vivir en libertad, el Creador nos ha diseñado así, por eso comienzan a sucedernos muchas cosas cuando esa libertad se ve afectada, de repente nuestro ánimo decae, nuestro humor no es el mismo y las preocupaciones comienzan a invadirnos como una especie de virus paralelo al que nos sometió el encierro.

El control nos brinda una especie de seguridad y sabemos lo importante que es para el hombre sentirse seguro

Hoy quiero hablarles sobre el porqué las preocupaciones se intensifican en estos momentos. El hombre promedio tiene una cierta tranquilidad cuando tiene un cierto control sobre su vida y entorno, control sobre sus hijos, su matrimonio, su trabajo, etc. El control nos brinda una especie de seguridad y sabemos lo importante que es para el hombre sentirse seguro.

Entonces cuando sentimos que perdemos ese control es cuando comenzamos a desesperarnos y nuestras emociones sufren una alteración porque sentimos que hemos perdido la seguridad que nos daba tener todo controlado.

No sabemos qué pasará, no sabemos qué nos depara más adelante, esa incertidumbre provoca que muchas personas se desesperen, se depriman, al punto de no encontrar salida en su mente, ya que nuestra mente juega un papel preponderante en este asunto y es allí donde se gana o se pierden las batallas.

Está comprobado que del 100% de nuestros temores, sólo nos acontecerán el 20%. O sea que toda nuestra vida vamos a vivir preocupados por un 80% de cosas que nunca sucederán.

Ahora bien ¿cómo hago para no caer en ese hoyo preocupante de desesperación?

Tenemos que entender que por más que nos afanemos por el día de mañana, no podremos cambiarlo, por más que nos preocupemos y tomemos todos los recaudos necesarios el día de mañana no nos pertenece, no ganaremos nada preocupándonos, por el contrario, empeoraremos la situación porque al angustiarnos nuestro sistema inmunológico se debilita, y tenemos dos opciones: afrontar el mañana con sus dificultades sanos o  enfermos.

No podemos controlar el mañana, pero sí nuestros pensamientos, por eso en lugar de pensar todo lo que vas a perder, trata de pensar todo lo que estás ganando

No podemos controlar el mañana, pero sí nuestros pensamientos, por eso en lugar de pensar todo lo que vas a perder, trata de pensar todo lo que estás ganando, los ganadores son personas que se han levantado de las dificultades y han sabido manejar las frustraciones.

La Biblia señala en Mateo 6:34 que no nos afanemos por el mañana ya que el Padre sabe y conoce de nuestras necesidades, si eres su hijo, tranquilo el ya sabía lo que iba a pasar, ya proveyó tu alimento, tu vestido así como también   la salida a todas las situaciones en las que hoy estás. Y si no conoces a este maravilloso Dios, Él te invita a que puedas hallar la paz y confianza, que jamás, y tú lo sabes bien, te pueden dar ni el dinero, ni la fama, ni mucho menos un nombre reconocido.

*Centro Apostólico Nacional. Ingeniero Maschwitz, Buenos Aires.

Para conocer más sobre los Pastores Mansilla, click acá

A %d blogueros les gusta esto: