UN INQUILINO INDESEABLE – Por Leopoldo Castillo*

En el aislamiento un nuevo integrante se sumó a la familia, en ocasiones es tan lento que ante su compañía todo se vuelve aburrido y tedioso. Muchas veces se entromete con los niños y transforma a esos angelitos en “Huracanes Insaciables” que dejan un desastre a su paso, ni hablar si este llega a meter la cuchara en el vínculo matrimonial, tiene esa capacidad de traer a memoria viejas rencillas, miradas incómodas o susurros incomprensibles cargados de negatividad.

“Este inquilino nos caía bien solo cuando iba de paso…pero en esta larga e inevitable cuarentena se ha vuelto inaguantable.”


Este inquilino nos caía bien solo cuando iba de paso, era simpático cuando compartíamos nuestros hobbies e incluso anhelabamos su compañía si la situación era divertida, pero en esta larga e inevitable cuarentena se ha vuelto inaguantable.

Todos en la familia nos preguntamos: ¿Cuándo DON TIEMPO volverá a estar solo de paso?

Este breve relato refleja un problema actual que está trastornando muchas familias. Al cortar con la rutina el tiempo en el hogar sacó a relucir detalles, asperezas y situaciones que desbordan la paciencia, “cosillas” que siempre estuvieron allí pero que tratamos de ignorar o pasar por alto, pero que en la cuarentena se volvieron imposible de esquivar.

¿Qué haremos con esta situación?

En las redes sociales o medios de comunicación encontrarás un sinfín de consejos que te enseñarán “como matar el tiempo”, “como acortar las horas”, “como mantener tu mente ocupada” esto es bueno, pero hay algo mucho mejor, algo excelente: “INVERTIR TU TIEMPO”, no lo gastes, no lo desperdicies. Inversión significa ganancia a futuro, y eso es lo que esta cuarentena te está proporcionando.
Tu hogar es el corazón de tus sueños, el motor que impulsará tus proyectos, por lo tanto lo más sabio que puedes hacer es invertir tiempo en cultivar las relaciones interpersonales.
Los matrimonios tienen la posibilidad de restablecer la comunicación sana y fluida, creando hábitos de compañerismo que solidifiquen su vínculo, compartir un buen libro, retomar el planeamiento estancado de construcción en el hogar, mates y charlas nocturnas, retornar al romance perdido.
Los padres pueden disfrutar del tiempo con sus hijos, tratar de conocer a aquellas personitas que son el motivo de sus esfuerzos, saber sobre sus gustos, entender sus penas, y lo mas importante plantar valores y una FE sólida, ya que difícilmente lo encuentren en esta sombría sociedad.

Un reconocido predicador dijo: “El que no tiene en armonía su hogar difícilmente podrá llevar a cabo otra tarea de importancia” (1 Timoteo 3:12—13 parafraseado).
Aunque muchos vean esta cuarentena como una prisión domiciliaria, los cristianos debemos ver una oportunidad de restauración familiar.

Hemos orado para que Dios nos llevara a los más necesitados y en su respuesta nos dio la cuarentena. ¿Que nos habrá querido decir?

Centro Cristiano Reyes de la Tierra Tucumán, pastor Leopoldo Castillo
Contáctate al
» 381 543-9783
»reyesdelatierratucuman@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: