LA AYUDA QUE NO PARA DE CRECER – Por Jonatan Leiria*

Todo comenzó el último viernes del mes de marzo. Nos levantamos con mi esposa, Cinthya Medina, y ante el aislamiento obligatorio dijimos tenemos que ayudar, vamos a hacer comida para colaborar con las personas del barrio de Santa Rita, acá en Jose C Paz. Ahi comprendimos que la mejor manera de apoyar en este tiempo es dando una mano con el alimento diario: el primer día hicimos 25 porciones con lo que teniamos en nuestra casa.

Fue tanta la sorpresa que continuamos. El segundo dia realizamos 48 porciones y tomamos fotos y predicamos a cada persona haciéndoles saber que quien les provee los alimentos no es un político, sino Nuestro Padre Celestial, amén. Incluso, a partir de este día fue que empezamos a recibir donaciones de parte de hermanos en la fé y de dos vecinos del barrio.

“El primer día entregamos 25 porciones, luego 48, 55 y ahora llegamos a 71, siempre con nuestro Padre Celestial presente”

Para el tercer dia la entrega de porciones se fue a 55 platos y ahi fue cuando comprendimos que Dios fue y va tocando los corazones para que todos los dias podamos cocinar a más personas. Hoy fue el cuarto día, repartimos 71 porciones de comida y continuamos recibiendo alimentos de diferentes hermanos que Dios toca para seguir expandiendo este movimiento. Por supuesto que otra vez con la palabra presente.

Este camino que comenzamos está guiado por Nuestro Padre Celestial: no tenemos respaldo de nadie particular, sino solo el mejor respaldo de Nuestro Padre Celestial

En estos días, también recibimos peticiones de San Miguel y de Pablo Nogues para que podamos darles alimento a unos ancianos pero no contamos con un permiso para poder alcanzarles el alimento. Seguramente esta es la primera prueba que esta ayuda no para de crecer y a eso vamos, siempre con Nuestro Padre Celestial como guía.

*Centro de Restauración para la Familia de Jose C Paz

A %d blogueros les gusta esto: